Revolucionando a la educación

Probablemente, cuando pensamos en la Web vienen a nuestra mente las redes sociales y el entretenimiento. No obstante, hoy en día, la Web y el Internet tienen un papel importante en la educación.

Learn
[Imagen: Learn, por GotCredit, licencia CC]

Desde que un bebé tiene varios meses de nacido, los padres le ponen en el celular o tablet juegos con sonidos de animales, letras, números, etc. Una vez ingresan a la escuela, los maestros utilizan al Internet como herramienta para el aprendizaje de sus alumnos. Lo maravilloso de la Web es que ofrece diferentes métodos y prácticas para cualquier tipo de aprendizaje. ¿Quieres saber cuáles son los diferentes tipos de aprendizaje? Descúbrelo aquí.

Algunos de los beneficios de la Web y el Internet en la educación son los siguientes: conexión y colaboración interactiva, información audiovisual, libros en línea, acceso a una mayor cantidad de información, etc. Tanto los padres y los estudiantes como los maestros reciben todas estas ventajas. Dicho esto, considero que el impacto de la Web en la educación ha sido positivo.

Por ejemplo, los estudiantes con los emails tienen una herramienta que les permite mandarle un mensaje a sus profesores en caso de dudas u otra necesidad. Asimismo, el internet resulta muy útil y económico para las personas interesadas en aprender acerca de cualquier tema.

La Web y el Internet llegaron para revolucionar a la educación. Gracias a ambas, hoy tenemos la oportunidad de aprender en cualquier momento y en cualquier lugar. ¿Estás sacándole el mayor provecho a la Web y al Internet?

*Publicación para inf_103.

La Web: el poder de impactar

Si eres como yo, lo primero que haces al despertar es tomar en las manos a tu celular. Definitivamente, los “smartphones” se han convertido en la extensión de nuestros brazos. (Aquí te dejo un enlace con estadísticas y datos del uso del celular. Te aseguro que te sorprenderás con la infografía.) 

En mi caso, utilizo la Web gran parte del día. Y es que trae consigo muchísimos beneficios. La utilizo para informarme, orientarme y entretenerme. Gracias a esta tecnología, una infinidad de conocimientos reside en nuestras manos. En lo particular, me fascina sacarle el mayor provecho viendo videos, leyendo y hasta escuchando audios que aporten a mi crecimiento personal. Otro beneficio de la Web, que me encanta, es la oportunidad de relacionarnos con personas instantáneamente así no estén físicamente presentes.

Sin embargo, hay aspectos de la Web que considero dañinos. El primero es la falta de productividad. Nuestro tiempo es sumamente valioso y en ocasiones podemos perderlo “scrolling” la pantalla del celular por horas. Esto conflige con la productividad y la toma de acción en nuestro día.

Asimismo, un aspecto negativo que puede traer consigo la Web es la distracción. Sí, la distracción de lo que realmente importa en la vida. Me refiero a las pequeñas cosas como ver un atardecer, entablar una conversación con una persona, leer, etc.

Nuestra vida sin la web sería muy distinta. Es cierto que no tuviéramos tantas distracciones por lo que seríamos más productivos, pero no tendríamos todos los beneficios de esta tecnología. Por ejemplo, la información sería más complicada de conseguir, la comunicación inmediata fuera inexistente y el aprendizaje estaría limitado.

¿Podríamos sobrevivir sin la Web? Por supuesto que sí. No obstante, no me gustaría vivir sin ella, ya que reconozco lo privilegiados que somos al tenerla.

La Web nos permite impactar positivamente a muchas personas con solo una publicación. Está en nosotros lo que publicamos y el impacto que tiene en la sociedad. Te invito a influenciar con propósito y conciencia. ¡Sácale el mayor provecho!

*Publicación para inf_103.